FISCALIDAD DEL TRABAJADOR EXPATRIADO: ANÁLISIS DEL ARTÍCULO 7P

A través del artículo 7p (regulado en el apartado 7 de la letra p de Ley 35/2006 del IRPF  y en el artículo 6 de su reglamento) se pretende favorecer la salida al exterior de los trabajadores con residencia fiscal en España.  El legislador pretende incentivar estos desplazamientos reduciendo la presión fiscal, por lo que por ende, favorecerá de forma indirecta la competitividad empresarial en el exterior. Pero en lo que  realmente se ha convertido el  artículo 7 p es en un incentivo fiscal muy importante a la hora de establecer el sistema retributivo de los trabajadores desplazados.

 

Aunque es una opción muy interesante desde el punto de vista fiscal (en muchos casos se puede dejar exenta la renta percibida durante los desplazamientos al extranjero), la verdad es que también es  un artículo muy controvertido por la cantidad de requisitos que hay que cumplir y todas las dudas que genera (las cuales trataremos de ir disipando en los próximos artículos).

A grandes rasgos está exención resulta aplicable a las personas físicas con residencia fiscal en España que se desplacen al extranjero para realizar un trabajo por cuenta ajena, siempre y cuando se cumpla con los siguientes requisitos:

  • Realización efectiva del trabajo en el extranjero: es decir que exista un desplazamiento físico fuera del territorio español.
  • Ser residente fiscal en España.
  • El destinatario del trabajo final ha de ser una entidad, empresa no residente o un establecimiento permanente radicado en el extranjero. En este punto hay que prestar especial atención a los trabajos realizados “intra-grupo”, ya que hay que acreditar que el beneficiario final del trabajo sea la entidad no residente y no el miembro del grupo residente en España; es decir esta actividad realizada por el trabajador en el extranjero deberá constituir un valor añadido para los objetivos económicos o comerciales de la entidad o empresa no residente.
  • Aplicación de un impuesto de naturaleza análoga o idéntica al IRPF. Este requisito se considera cumplido cuando el país o territorio en el que se realiza los trabajos tengan suscrito con España un convenio para evitar la doble imposición internacional que contenga clausula de intercambio de información. En los países que no tengan firmado con España convenios para evitar la doble imposición también se podrá aplicar siempre y cuando exista en la  normativa interna del país de destino un impuesto similar al IRPF.
  • El país donde se realizan el trabajo no puede estar considerado un paraíso fiscal.
  • Límite máximo anual de la exención de la renta en 60.100€.

 En nuestra experiencia algunos de estos requisitos plantean innumerables dudas a la hora de aplicarlo; como por ejemplo determinación de la residencia fiscal, en qué país hay que pagar impuestos, actividades intra-grupo, documentación para acreditar los requisitos, beneficiario final de las actividades, cuantificación de los rendimientos exentos por la realización de trabajos en el extranjero y un largo etc que iremos analizando en los siguientes posts.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0